lunes, 30 de marzo de 2020

PRIMAVERA 2020



Nos perderemos el comienzo de la primavera, ese de los primeros brotes, de los días más largos con el sol cada vez más alto, del primer verde brillante de las hojas y de la paleta de colores de los prados...




Nos perderemos los sonidos de tantos pájaros que comienzan a invadir los bosques...ese comienzo a la vida de la naturaleza después del invierno...



Estoy segura de que te recibiremos con los brazos abiertos cuando estés preparada  para dar entrada al verano, y podamos sentir que, como siempre, todo lo has hecho perfecto.




En estos días tan tristes recogería todo lo que ofrece la primavera para repartirlo a todas esas personas que se dejan la piel por cuidar la vida de los demás.

martes, 4 de febrero de 2020

BOSQUES CON SABOR A ROMÁNICO

Ermita de Andra Mari de Uribarri-Arana

Hay recorridos bien cerca de casa que no dejan de sorprenderme. Soñamos con irnos a países recónditos, hacer largos trekings, conocer culturas escondidas, y a tan sólo una hora tenemos un verdadero paraíso. Estos lugares me inspiran y me cargan las pilas. Hemos visitado en un solo día en el pequeño Valle alavés de Arana tres preciosas ermitas románicas, unos pueblos maravillosos, y unos bosques de roble, boj y haya que a pesar de su desnudez nos han deleitado a nuestro paso.


Detalle ajedrezado puerta Andra Mari

Comenzamos una mañana cálida de febrero (12 grados a las 9 de la mañana), desde el bonito pueblo de Uribarri-Arana donde hemos pasado la templada noche invernal. Nos dirigimos nada más pasar la carretera hacia la pequeña ermita de Andra Mari, de planta rectangular y ábside semicircular, construida entre los siglos XII y XIII y cuya única ornamentación es un ajedrezado sobre el arco de medio punto de la portada sur. En la portada oeste, una cruz en flor de lis bajo el arco nos indica su carácter mariano.


No tenemos pérdida

Puerta pueblo Kontrasta

Detalles romanos en muro ermita Elizmendi de Kontrasta



Figuras geométricas y de canes, Cristo desproporcionado

Continuamos entre pistas y sembrados hacia Kontrasta, pueblo al que llegamos en poco menos de 1 hora. En lo alto de la población se erige otra preciosidad, la ermita de Nuestra Señora de Elizmendi, de origen medieval pero que encierra entre sus muros un tesoro mucho más antiguo, pues nos remontamos al siglo II. Formando parte de los sillares de este viejo templo hay nada menos que 17 lápidas romanas con inscripciones funerarias que seguramente fueron traídas desde alguna necrópolis cercana que de momento no se ha descubierto. En la cabecera semicircular de la ermita se encuentran talladas figuras geométricas y curiosos canes, así como un Cristo de formas desproporcionadas. Aquí nos entretenemos un rato dando vueltas al edificio observando sus piedras e inscripciones.


El bosque nos acoge

San Cristóbal (1147 m)

Ojo de Inguiluz


Vértice y buzón de Kapitate (1115 m)



Seguimos en cómoda subida y adentrándonos en el bosque hacia el cordal que nos llevará por las cimas de Illarraza, San Cristóbal, Kapitate, Sombrerete y Txandi, todos alrededor de los 1100 metros. Pasamos junto a un "ojo" tallado en la roca, el de Inguiluz, en un lugar escondido en pleno bosque. Seguimos hasta llegar al precioso lugar donde está ubicada la ermita de Santa Teodosia, antaño refugio de caminantes y peregrinos en la hospedería aneja al templo, de gran importancia por su situación en la frontera con Navarra, siendo lugar de paso entre las tierras del Ebro y el mar. La ermita ha sido edificada sobre otra que se incendió en 1697 que probablemente fuera del siglo XVI. Antes del incendio hay indicios de que vivieron en las dependencias hasta 2 ermitaños según un documento de principios del siglo XVII. En un ángulo, y al exterior, se abre un púlpito con balaustrada de hierro desde el que se predicaba a los romeros en las grandes concentraciones de fieles. Según la tradición Santa Teodosia alivia a los enfermos reumáticos. Como curiosidad, existe un árbol singular junto a la ermita, se trata de un enorme fresno. También hay un dolmen que no se terminó de excavar muy cerca, descubierto en 1978.


Ermita de Santa Teodosia


El Fresno de Santa Teodosia

Bonito crucero

No tenemos más que bajar hacia el Valle dejando cerca el pueblo de San Vicente de Arana y pasando por Alda, otro pueblito que da vida a este bonito valle en nuestra montaña cercana. Una circular de 5 horas y 17 km que nos ha dejado un buen sabor de boca y ganas de volver a recorrer estas tierras.

Lavadero en el pueblo de Alda